Saltar al contenido

Arquitectura web y SEO

    arquitectura web seo

    Cómo construir una arquitectura web adecuada para el SEO

    Cuando se trata de la optimización de motores de búsqueda (SEO), la arquitectura del sitio web es fundamental. Es uno de los puntos a evaluar en una auditoría SEO, y una de esas cosas que uno quiere hacer bien desde el principio.

    Sin embargo, a veces se obtienen nuevos conocimientos después de haber pensado que lo tenías claro. O bien, puedes encontrarte trabajando en un sitio web que necesita ayuda estructural gracias a las decisiones heredadas de un equipo anterior.

    Ya sea que tu sitio necesite algunos ajustes o que estés planeando una revisión, vale la pena echar un buen vistazo a la arquitectura de la información del sitio web.

    En este artículo:

    ¿Qué es la arquitectura web?

    La arquitectura del sitio se refiere a la estructura que organiza y ofrece el contenido de un sitio web. Incluye la jerarquía de páginas donde los usuarios encuentran el contenido y las consideraciones técnicas que permiten a los robots de los motores de búsqueda rastrear sus páginas.

    Una buena arquitectura de la información del sitio web garantiza que los usuarios y los rastreadores de los motores de búsqueda puedan moverse fácilmente por el sitio. Ayuda a los usuarios a saber «¿Qué hago aquí?» y «¿A dónde voy después?».

    La arquitectura web del sitio optimizada para SEO es atractiva y eficiente para que los robots la rastreen. Esto les ayuda a encontrar y mostrar su contenido en las páginas de resultados de los motores de búsqueda (SERP).

    Mejores prácticas para una arquitectura web SEO

    Google asigna a cada sitio web un presupuesto de rastreo. Esto determina cuántas páginas rastreará un bot en un sitio web. Debes asegurarte de que rastree, comprenda e indexe tus páginas más importantes, y el mayor número posible de ellas. Las mejores prácticas en la arquitectura SEO allanan el camino para ello.

    Aquí hay 4 mejores prácticas para la arquitectura del sitio:

    1. Utilizar una estructura de URL amigable para el SEO

    Google prefiere las URL sencillas. Asegúrate de que tu equipo tenga en cuenta estas cosas cada vez que cree una nueva página o entrada de blog:

    • Utiliza palabras en minúsculas con caracteres alfanuméricos.
    • Une las palabras con guiones.
    • Mantén las URLs cortas. (128 caracteres o menos es una buena regla general).
    • Haz que los nombres de las URL sean atractivos para los humanos. Utiliza palabras clave descriptivas e incluye la consulta principal de la página, si la tiene.
    • Utiliza carpetas lógicas para las categorías y subcategorías de contenido.
    • Evita utilizar identificadores de sesión en las URL.

    Realiza una auditoría del sitio con alguna herramienta de auditoría web para identificar rápidamente las URL demasiado largas. También identificará los enlaces rotos, que son negativos para el SEO, y otros problemas técnicos del sitio que afectan a su arquitectura SEO.

    2. Utiliza un mapa del sitio

    A los robots les gusta que les facilites la búsqueda de tu contenido. Una forma de hacerlo es utilizar un mapa del sitio. De hecho, Google le anima a utilizar dos tipos para un rastreo óptimo: Los mapas de sitio XML y los feeds RSS/Atom. Estos apuntan a los bots a todas las páginas que quieres que sean rastreadas, además de las actualizaciones recientes que hayas hecho en las páginas. Google incluso se toma la molestia de mostrarte cómo construir los sitemaps.

    3. Ten en cuenta cómo fluyen las páginas entre sí

    Presta atención al texto ancla. Son las palabras del texto que se enlazan. Las palabras en sí mismas envían una importante señal -a los bots y a los humanos- sobre el contenido del otro extremo del enlace.

    Además, el lugar desde el que se enlazan las páginas puede indicar su importancia. Los motores de búsqueda consideran que las páginas enlazadas en el sitio web, por ejemplo en la navegación, son las más importantes porque están a un clic de distancia de cualquier página del sitio.

    Cada página debe ser accesible en menos de cinco clics.

    4. Garantizar una experiencia segura y fácil de usar

    Los motores de búsqueda se preocupan de que los sitios que muestran ofrezcan una buena experiencia a los usuarios. En consecuencia, premian a los que prestan atención a:

    • La velocidad: Reducir el tiempo de carga de la página siempre que sea posible.
    • La compatibilidad con los dispositivos móviles: Asegúrate de que tu sitio web se visualiza correctamente en diferentes tamaños de pantalla.
    • La seguridad: Asegúrate de que tu sitio utiliza el protocolo https.
    • Navegación clara: Evita las páginas con demasiados enlaces.

    Ahora que hemos establecido algunas reglas básicas, veamos cómo abordar el ajuste o la revisión de la arquitectura de su sitio web.

    Ajustar la arquitectura web

    Cuando esperas ver un aumento decente en el rendimiento con sólo unos pocos cambios estructurales, estos problemas comunes son un buen lugar para comenzar.

    1. Mejorar la eficiencia y reducir el presupuesto de rastreo desperdiciado

    Si no hay un mapa del sitio, configura uno para ayudar a los robots a encontrar tus páginas más fácilmente. También puedes utilizar un archivo robots.txt para que los motores de búsqueda sepan qué páginas o secciones de tu sitio deben ignorar. Los motores de búsqueda buscarán esto primero antes de rastrear tu sitio web. También asegúrate de no tener demasiadas redirecciones configuradas, ya que reducen la eficiencia para los bots.

    2. Abordar las páginas que aparecen como contenido duplicado

    Un problema común que causa contenido duplicado es cuando se indexan tanto una versión www como una versión no www del sitio. Esto parece dos sitios web diferentes para Google. Lo mismo puede ocurrir con las versiones http y https. Deberás asegurarte de que las diferentes versiones de tu sitio web se resuelvan en una sola. Una redirección 301 en su archivo .htaccess se encargará de ello.

    3. Examina los elementos técnicos de la arquitectura del sitio

    Comprueba los problemas técnicos, como los errores del servidor. Asegúrate de que las meta etiquetas únicas están presentes y optimizadas.

    ¿Cómo puedes encontrar problemas como estos para ajustarlos? Cualquier herramienta de Auditoría de Sitio analizará tu sitio y le dirá lo que necesita arreglar, junto con consejos y recomendaciones útiles.

    Revisión de la arquitectura web

    Cuando un sitio web tiene problemas con la arquitectura de la información, o si está construyendo un nuevo sitio web, tendrás que hacer algo de planificación. Utiliza estos pasos para averiguar cómo organizar la nueva estructura del sitio web.

    Paso 1. Crear personas e historias de usuario

    En primer lugar, entiende lo que los usuarios necesitarán para poder navegar en el sitio web. Revisa tu estrategia de contenidos para comprender a quiénes te diriges y cómo los atenderás. Las personas también pueden ser útiles, y el trazado del recorrido de tus clientes te dará una imagen clara de cada tipo de interacción que los usuarios tendrán con tu página web.

    Paso 2. Utilizar los datos de las palabras clave para determinar la estructura del contenido

    La investigación de palabras clave puede mostrarte una visión increíble de las necesidades de información de tus usuarios. Te ayuda a situarte en su mundo, lo que puede ser un reto para los empleados que se acostumbran a su propio lenguaje interno. Saldrán a la luz términos en los que no habías pensado y obtendrás nuevas ideas que quizá no habías considerado.

    Esto puede ayudarte a entender qué temas están cubriendo bien tus competidores y dónde tienes oportunidades de insertar tu contenido único.

    Paso 3. Trazar un mapa de las páginas que necesitará

    En el caso de un sitio web ya existente, lo primero que hay que hacer es una auditoría de contenidos. A continuación, tanto si empiezas desde cero como si rediseñas un sitio, puedes utilizar un mapa del sitio o un esquema para ayudarte a planificar la estructura del contenido.

    Ten en cuenta cómo se relacionan las páginas al empezar a esbozar una estructura de carpetas para las ofertas y la información de tu sitio web. Utiliza categorías lógicas que vayan de la agrupación más grande a la más pequeña (del enfoque más amplio al más estrecho).

    Coloca tus páginas más importantes en el directorio raíz, que viene justo después del nombre del dominio. La proximidad a la raíz es una técnica que a veces se utiliza en SEO para dar fuerza a las páginas de destino optimizadas para la búsqueda. (Sin embargo, utilízala con criterio, ya que demasiadas páginas en el directorio raíz diluyen el impacto).

    Página de aterrizaje en el directorio raíz:

    website.com/seo-landing-page/

    … frente a la página de aterrizaje en un directorio más lejano:

    website.com/category/subcategory/seo-landing-page/

    Al planificar la organización de tus páginas, deberás tener en cuenta la navegación: ¿Cómo se moverá la gente de una zona a otra del sitio? ¿Qué páginas se enlazarán desde la navegación principal? ¿Utilizarás migas de pan? Google considera que la facilidad de navegación a una página es incluso más importante que la estructura de carpetas.

    No olvides integrar los objetivos empresariales. Esto significa tener en cuenta el camino para captar clientes potenciales y/o ventas en tu arquitectura SEO. También debes tener en cuenta el crecimiento en nuevos mercados, ya sea en nuevos sectores y productos o en regiones geográficas, para que la estructura de contenidos de tu sitio web pueda crecer a medida que lo haga tu empresa.

    Paso 4. Realiza pruebas con los usuarios

    Es fundamental recoger las opiniones de los usuarios en varias fases. Obtén la opinión de tus colegas en la fase de diseño. Cuando tengas un prototipo o una versión inicial de tu página web, realiza pruebas de usabilidad: pide a usuarios representativos que realicen tareas y recoja sus comentarios. Obtener información desde el principio puede confirmar que vas por el buen camino o señalar dónde te has equivocado antes de dedicar demasiados recursos a reestructurar el sitio web.

    Con una base sólida trazada, ya está todo listo para construir tus nuevas estructuras de contenido, optimizadas teniendo en cuenta la arquitectura SEO.

    Espera, ¡aquí no termina el trabajo!

    Una vez que hayas implementado la arquitectura óptima para tu sitio web, tendrás que mantenerla. Los sitios web tienen una forma de transformarse a medida que crecen: las páginas se crean en subcarpetas equivocadas, pueden surgir versiones duplicadas sin que nadie se dé cuenta, etc. ¿La mejor manera de estar al tanto? Estar encima del proyecto, y mediante Spreadsheets o cualquier otra herramienta, configurar avisos automatizados que te ayuden a ver cuándo aparecen nuevos problemas.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *